Infancia

 

Recordando mi infancia me siento soldado de paz en misiones lejanas. Feliz, recreando recuerdos de amor, y escuchando las canciones cantadas por mi madre a tope de voz, y con todo el sentir que ella daba.

Recuerdo con ternura el calor de aquellos largos y helados inviernos, y cómo mi pueblo brillaba, y aún sin luces, las calles lucían como nunca lucirán mañana.

Me sentía muy rico entre aquella pobreza. Feliz al acudir cada noche con la vieja lechera a por la leche de la vaca recién ordeñada.

A veces, según mi madre, añadían agua. Aún así, recuerdo el sabor de la leche más rica que jamás tomara.

Aquella infancia perdida no lo es tanto al ser recordada, y devuelve de nuevo a la vida, a ser feliz, y dar gracias por un despertar de nuevo, por disfrutar una vez más de una nueva y preciosa mañana.

Y es igual, aunque despierte lluviosa, tormentosa o fría, la mañana transmite sosiego y ganas de disfrutarla, pues inicia una vida nueva, y un presente que aprovechar, donde un simple vaso de leche, no digamos de chocolate caliente en esas mañanas heladas, nos hace sentir que tocamos nuestro particular cielo con simplemente acercarnos la taza.

Hablando de chocolate: Los andares, tras dejar el coche de línea que me trasladaba a Rioseco (Medina de Rioseco), por los soportales vacíos de gente, camino al colegio donde desde niño hasta adolescente el tiempo pasaba escuchando historias, haciendo ecuaciones, recitando versos, jugando en el patio con los compañeros, cogiendo experiencias y educando la mente para el devenir, me hacían ir primero a una parada previa, a comer los churros que con tanto cariño me servían, en aquel bar, que ahora no existe, pero que recuerdo como si ayer mismo allí me encontrara, tras esos cristales todo empañados que no permitían divisar la plaza. La señora muy amable me decía: “come hijo, que es muy pronto y hace mucho frío. Esto te hará entrar en calor”.  ¡Qué ricos estaban! ¡Cuánto cariño!

¡Oh! inviernos de antaño. Recuerdos de niño. Reviven mi alma. 

 

27 de diciembre de 2020

de Alberto Blanco Publicado en Otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s