Diálogo

4.0M DigitalCAM

 

¿Sabe alguien de dónde viene el sueño
que revolotea en los ojos de un niño?
¿Sabe alguien dónde nació la sonrisa que está aleteando los labios de un niño dormido…?
¿alguien sabe dónde estuvo escondida la suave frescura que florece en la piel de mi niño?

R.Tagore

-Estoy soñando. ¿Esto es un sueño?
-Sí es un sueño.
-Entonces lo más probable es que cuando despierte no me acuerde de nada. O como mucho de algún pequeño detalle.
-¿Qué más te da?. Te acuerdes o no, lo has sentido y aunque no lo parezca y creas que no ha sucedido, has tenido una conversación conmigo y hay muchas cosas que han pasado en tu vida y de las que no te acuerdas, lo cual no quiere decir que no hayan sucedido.
-¿Entonces es real?
-¿Por qué no va a ser real?. ¿Por ser un sueño?. Los sentimientos son muy reales y los sueños también.

Querido Alberto desde el lado que te hablo las cosas se ven de una manera muy distinta, y por eso se interpretan y se valoran de una manera totalmente diferente porque aquí el tiempo no existe. Imagínate la vida sin tiempo. Cuesta imaginarla. Pues, de esa manera las cosas pierden su valor y este pasa a las ideas, a los sentimientos. Algunas personas en su vida consiguen aproximarse un poco a esta percepción y esto hace que se salgan de la normalidad y acaben en la excelencia o en la más profunda incomprensión.
Hablando de incomprensión entiendo que esto te resulte difícil de comprender, pero la razón no siempre puede explicar las cosas.

Sé que tienes un libro dedicado por su autor que te convendría leer pausadamente para quizá poder intuir ciertas cosas que intento explicarte. Ahora puede que lo entiendas algo mejor.

La máxima aspiración de muchas personas en este mundo consiste en intentar mejorar las condiciones del viaje que es esta vida. Pero, ¿con qué fin? ¿Qué es lo que nos espera al final del trayecto? ¿Qué sentido tiene un viaje más o menos placentero, si luego nos espera la Nada?

-Del libro al que te refieres creo recordar, intentaré leerlo de nuevo, que plantea ciertas cuestiones una vez que se ha tomado conciencia de nuestra ignorancia como humanos que somos. Cuestiones como por qué los agnósticos afirman que los creyentes lo que hacen es proyectar sus necesidades psíquicas, sus tropismos de personalidad, su infancia, su adolescencia, etc. ¿Es que los agnósticos carecen de esas necesidades, tropismos, infancia, adolescencia, etc.?

La Transcendencia es menos probable que la intranscendencia. ¿Por qué? ¿Quién debe demostrar primero la una o la otra?

Por cierto no sé quién eres. ¿Te conocí en este lado?

-Tranquilo. Sí sabes quién soy. Lo que pasa es que cuando escribas estos diálogos, porque escribirás alguno no podrás acordarte de todo. Pero un día sabrás, te acordarás, de con quien los has tenido y seguirás teniéndolos.

7 de febrero de 2015

Recomiendo el libro: “Diálogos en la otra orilla con el viejo profesor”

Anuncios