Recuerdos. En memoria de mi padre.

Mis padres   ¡Qué difícil es ser un buen padre!

Por eso haber tenido el mejor padre  ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, junto con mis hijos.

Mi padre ha vivido para entregarse con todo su esfuerzo a su familia. Desde los 13 años que empezó a trabajar para llevar un poco de comida a sus hermanos, hasta el día en que se jubiló porque estaba machacado, no paró de trabajar en el campo, en aquellos años en que trabajar en el campo era realmente duro. Además de duro, por cuatro perras como bien dice mi madre.

Y todo ese trabajo, como decía,  para dar de comer a su familia, y no sólo eso, para conseguir que sus hijos no tuvieran que pasarlo tan mal como él lo pasó. Careciendo de cosas que, desde luego, hubiese merecido no carecer, para poder dar estudios a este que escribe y, que nunca ha dejado de reconocer su esfuerzo y dedicación. Su sacrificio fue enorme, y lo digo porque es así, y sé bien de lo que hablo. Fue un ejemplo para mí y siempre lo tendré presente.

Ahora que tengo hijos comprendo mucho mejor el esfuerzo de mi padre. Me resulta sorprendente el aguante de aquel hombre llamado Néstor. Néstor, mi padre, a pesar del trabajo duro, de muchas horas al día, de las inclemencias del tiempo, de aguantar a los amos ( así se les llamaba “amos” o “señoritos”), de no tener prácticamente vacaciones, de cobrar lo justo para comer y vestir medianamente. Pues bien, a pesar de todo eso, nunca llegó a casa malhumorado, ni siquiera se quejaba de llegar cansado. Siempre tenía una sonrisa y una alegría al llegar a casa y ver a sus hijos con los que se sentía feliz, y hacía que uno se sintiera querido hasta un punto que puedo decir no lo he vuelto a sentir.

Cuando alguna vez mis hijos me sacan de quicio, cuando me hacen perder la paciencia, y recuerdo a mi padre, me emociono muchísimo, porque valoro su valía como un padre excepcional. Una persona como yo, que gracias al esfuerzo de mi padre tengo una vida  infinitamente más cómoda que la de él, que no carezco de nada necesario. Una persona con una vida más fácil, a veces no sé hacer que mis hijos me vean siempre dispuesto a alegrarles y a estar y disfrutar con ellos de todo lo que la vida nos permite hacer. Nos creamos problemas donde no los hay, y damos importancia a cuestiones que no la tienen.

De todas formas, creo que yo, gracias a este recuerdo de mi padre, sé valorar mi tiempo con mis hijos, y gracias a ese recuerdo procuro ir mejorando día a día como padre, cuestión que hay que reconocer es complicada, pero muy importante. Yo diría que la cosa más  importante de la vida, o al menos, igual que la más importante .

Por último decir, y esto sobre todo de cara a mis hijos, que a mi padre le encantaban los niños, y que hubiese sido una gran alegría para él conocer a sus nietos.

Gracias Néstor: El mejor padre.

Agosto 2014

Anuncios

Un comentario el “Recuerdos. En memoria de mi padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s