Pensar. No solo es una rosa

Camino por caminar.
Me enredo en banales pensamientos
para evitar el PENSAR.
Perdí aquella concepción del sentido de mi vida
que desde joven creé.
Ahora me siento vacío
y es que no encuentro razón
de la injusta realidad.

La rosa que se marchita
desde siempre se amustió.
Pero solo es una rosa.
Ese niño,
solo grande en su miseria,
que con nada se conforma,
siempre y sin más, se adaptó.

Gritos que ya no se escuchan.
Lamentos de todo un pueblo.
Solo palabras de memos,
indecentes vividores,
que engañan a parcos de conocimiento
con sus bellos circunloquios,
con sus frases tan correctas,
defensoras de lenguajes
solidarios, de igualdad,
que dicen hablar por ellos,
por todos los no escuchados.
Qué mentira o no verdad.
Pero enseguida se muestran,
aunque muchos no lo advierten.

Esto es así sin remedio.
Y por siempre continúa.
De una orilla y de otra orilla.
Da igual
La corriente sin más prosigue,
y hay que buscarse una barca
o aprender bien a nadar.
Un poco triste el camino,
y más cuando solo es
caminar por caminar.

 

7 de julio de 2019

Pasos

PIXABAYphoto-album-235603_1920

Pixabay photo-album-235603_1920

 

Me acuerdo de ti cuando escribo.
Susurro tu nombre en algún verso.
Desahogo mi locura de juicio,
y así sosiego mi anhelo.

Alguna vez elucubro,
me pregunto qué habría sido,
dónde hubiésemos estado,
qué muros escalaríamos,
por qué no nos encontramos.

No obstante, no te vayas a creer,
no es por ti por quien compongo.

Ahora sentado, y en mi mesa,
delante de este teclado,
me doy cuenta de mi suerte,
de todo el sendero andado.

Solo pienso, alguna vez,
e imagino por descanso
un camino algo distinto
con otros posibles pasos.

Y al final me ratifico.
No me puedo arrepentir
de aquellos pasos ya dados.
Quizá, de los que no di.

 

20 de febrero de 2019