Vástagos

 

Escucho en la callada noche, y de forma clara veo esa oscura realidad. Expío mis muchos pecados con la oración comprensible del hombre bueno y humilde, sin pretensiones absurdas, desmedidas e inservibles, y con la sola intención de allanar desde el inicio a los vástagos su camino, y que entiendan cuanto antes cuál ha de ser su objetivo. Vivir de manera firme, con la humildad del que entiende el paso breve del ser, para volver otra vez a la simple inexistencia.

Que jamás sean esas pobres criaturas que nunca entienden la vida, y no saben apreciar a aquellas personas que aspiran a ser solo hombres buenos y conseguir ser felices. Criaturas que nunca ven la relatividad del ser, del sentir y del estar. Pobres ruines indecentes, salvados por la campana de la muerte desolada tras una vida sin más.

22 de julio de 2018

Anuncios

Te quiero II

szJOCPOhSGqlISm1ZvsxYA_thumb_42d

Mi tembleque al verte quedó lejos.
El verano adolescente hace tiempo que pasó.
Las voces tímidas y entrecortadas
ya cesaron. Sin embargo, y
aunque no pienso en ti 
en todo momento,
tu recuerdo aún me enciende el corazón …
Te añoro …

 

 

12 de julio de 2018

de Alberto Blanco González Publicado en Amor, Poesía

En tu tumba

Al acercarme a tu tumba 
tu silencio hace que llore.
El alma se me estremece 
y no me salen las voces.
Me gustaría encontrar 
alguna  palabra bella
que expresara mis recuerdos, 
que pudiera describir 
lo que ahora y siempre siento
cada vez que pienso en ti,  
cada vez que a ti me acerco.

Al visitarte en tu tumba,
al recordarte en silencio,
al plantearme la vida 
siempre pienso, 
siempre siento 
que te marcharas así, 
sin el reconocimiento 
que merecido tenías. 
Pero la vida es, ya sabes,
un camino pasajero
cuyas huellas más valiosas 
no son las que a veces quedan 
permanentes por más tiempo.
Ni siquiera las más grandes.   

Tú eres mi guía, mi camino 
y mi morada. 
El espejo en que mirarme,
y el alma que me acompaña. 
A veces me siento solo, 
caminante sin destino, 
peregrino hacia la nada. 
Pero enseguida recuerdo 
que tu siempre me acompañas.

Qué difícil es hacer que se nos ame. 
Qué sencillo fue hacer que se te amara. 
Siempre, y para siempre, ejemplar, 
feliz a pesar de todo,  
bondadoso y de fiar.
Tras la humillación dolida, 
tu siempre te levantabas.  
Hacías pequeño el problema 
y que nunca se notara.

No puedo romper mi duelo.
Sí acordarme de tu ejemplo. 
Eres como ese día soleado, 
el de amanecer precioso, 
que brinda un atardecer 
deslumbrante para todos.   

Solamente con tu ejemplo. 

Tu silencio hace que llore,
pero quiero ese silencio 
sin ruido que al mismo estorbe. 

A mi padre

10 de julio de 2018