Recuerdo las librerías donde encontrar “Paisajes interiores”

Ya retirado de librerías.

Si alguien está interesado en conseguir un ejemplar contactar a través de albertobg13@hotmail.es

Librería Bécquer en Medina de Rioseco.

Librerías La Lira, Simón, y Quiñones en Ponferrada con mi libro de poesía “Paisajes interiores”. Además de en Ediciones Hontanar, Librería Solana.

También en la librería Sandoval de Valladolid (plaza de El Salvador)

libreria-la-lira

Librería Simón Ponferrada

Librería Simón de Ponferrada

img-20160508-wa0001.jpg

Librería Quiñones de Ponferrada

Librería Sandoval Valladolid

Librería Sandoval Valladolid

img_20161015_101425.jpg

Librería Bécquer en Medina de Rioseco

Librerías

Librería Simón y Quiñones en Ponferrada con mi libro de poesía “Paisajes interiores”. Además de en Ediciones Hontanar, Librería Solana.

También en la librería Bécquer de Medina de Rioseco (Valladolid).

 

Librería Simón Ponferrada

Librería Simón de Ponferrada

img-20160508-wa0001.jpg

Librería Quiñones de Ponferrada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Librería Bécquer en Medina de Rioseco

 

 

Firma de libros. Gracias

Los días 23 y 30 de abril han sido para mí unos días que siempre guardaré entre mis recuerdos como unos de los días más emocionantes de mi vida. Días en que gracias a la edición del poemario “Paisajes interiores”  tuve la ocasión de presentar el libro y firmar ejemplares en Ponferrada, mi ciudad de adopción,  y en Moral de la Reina, mi pueblo, en donde nací y viví mis primeros años. Debo desde aquí agradecer a todas las personas que consiguieron hacerme sentir algo muy especial en esos días. Gracias a mis queridos paisanos tanto bercianos como moralejos.

PAISAJES INTERIORES

Paisajes interiores3- Portada
PAISAJES INTERIORES
Alberto Blanco González
Poesía: 66 páginas
Ilustración portada: Jorge Solana 

 

Siempre he leido poesía. Reconozco que me he emocionado mucho con algunas composiciones poéticas, y he sentido enorme admiración por aquellos que gozan de una sensibilidad especial, no sólo para escribir, sino para leer e interpretar poesía.

Nunca pensé que yo podría hacerlo hasta que un lluvioso día de octubre, mientras veía llover desde mi casa, llamó a mi puerta la poesía. De un tirón escribí el poema: Para los que se fueron. Cuando terminé, leí lo escrito en voz alta y me emocionó. Entonces me sorprendí mucho. Me hizo bien. Me sentí en paz y feliz. Pensé  con menos tristeza en mis seres queridos, que ya no están. Días después escuché a mi hermana leer el poema y, aunque peco de inmodestia, debo reconocer que noté algo muy especial al escuchar en su voz lo que yo había escrito. 

Y recordando los versos de Antonio Machado, pensé: No está mal/ este yo fundamental,/ contingente y libre, a ratos,/ creativo, original;/ este yo que vive y siente/ dentro la carne mortal. Así fue cómo decidí y me atreví a seguir plasmando sobre el papel mis ideas y recuerdos. Poco a poco fueron surgiendo algunas composiciones sencillas, que ahora reescribí y ordené en tres partes. Y nació mi primer libro, Paisajes interiores.