Una cañita

pexels-photo-1089930.jpeg

Cervecita compañera.
Cañita muy bien tirada.
Haces que olvide mis penas,
que reviva mis andanzas.
Que disfrute con amigos,
que no me encierre y me abra.
Que reavive mis sentidos,
que no corra y tome pausa.
Cuando con otros te encuentras
y disfrutas de una caña,
el tiempo va y se detiene,
se aprovecha y no se gasta.
¡Qué más se puede pedir!
¡Cómo conocer a gente
desde casa, en tu pantalla!
Puede que también así,
pero la caña es la caña.
Siempre con moderación
que la vejiga si no, estalla.

1 de noviembre de 2021

de Alberto Blanco Publicado en Poesía