A María

img_20161211_121859_487.jpg

María dice que no está.
Pero siempre estuvo ahí.
Desde pequeña aguantando
el hambre, el frío, el sudor
el insulto, el menosprecio
el ser pobre en ese tiempo.

Coincidió con un buen hombre
que jamás la despreció
sino todo lo contrario
por ella se desvivió.

María vivió feliz
aunque con preocupación
por si el dinero faltaba
y casi nunca faltó.
Cuando este no llegaba
con su trabajo buscó.
Trabajo limpiando casas
o clasificando huevos
o cualquier otro que fuera.
Y decente por supuesto
porque se supo adaptar.

Sus hijos, siempre comieron
su educación no faltó.
Aunque costara lo suyo
debían vivir mejor.
Darles la oportunidad
que a ella no se le dió.

Desde niña trabajando.
Sirviendo a gentes
suelos fregando
alguna no buena gente
que poco la respetaron.

Una pena que María
no pudiera estudiar.
Mujer lista e inteligente
como muy pocas habrá.

Pero la vida es así
y en aquel tiempo aún más.
A ver si algún día al fin
la conseguimos cambiar.
Que pobres y menos pobres
tengan la oportunidad
de vivir más dignamente
nada menos, nada más.
Nada más y nada menos.

Ahora se ve mayor
se ve mayor e impotente.
Siempre,  siempre preocupada
por la vida de su gente.
Criticona, testaruda
pero eso sí, nunca ausente.
La vida no siempre es justa
pero María, el bien entero merece.

 

11 de diciembre de 2016

Anuncios