Susurro (Inocencia perdida)

img_20160719_234820.jpg

Mirando de noche a la luna,
me pareció que me hablaba.
Me decía: – no me mires,
que aún no estoy arreglada.

Yo la veía preciosa
y creía que soñaba.
Pero, aquello no era un sueño.
La luna me susurraba:

-¿Por qué ya no me miras,
como antaño me mirabas?
-Es que ya no puedo verte,
como cuando antes miraba.

Ahora hay muchas más luces
que deslumbran mi mirada.
Y pienso: es una pena,
de niño me impresionabas.

Siempre que tú aparecías,
yo siempre hacia ti miraba,
totalmente enamorado
de tu preciosa mirada.

Veía tus ojos grandes
en tu impresionante cara.
Tu nariz, tu boca chica,
y creía que me hablabas.

 

7 de febrero de 2016

Anuncios