Mojigatos y poesía acomodada

 

Mojigatos y poesía

Camino por caminar en oscuridad temprana.
Resurjo de entre los torpes en una senda agónica.
Señalo los devenires, repasando los pretéritos,
del hombre que nacerá entre la maraña humana
de engreídos profesores de culturas indecentes.
Los mojigatos peludos recibirán recompensas
de venenos malolientes.
Y cuando se reconozca esa mediocridad tapada
por desnudos simbolismos como príncipes idiotas,
renacerán los auténticos labradores de poesía,
de historias con sentimiento,
sin falsedad escondida
ni vividores de cuentos.
Y a la vez desaparecerán los bufones presuntuosos
engañadores de necios,
revestidos de culturas creadas para ellos mismos.
Los elegidos del mundo por los magnates soberbios.

Poesía que me acomoda a vivir esperanzado.
Poesía que me equivoca al pensar que se ha acabado.
Palabras que por costumbre solo las siento de paso.
Versos que ya no me sirven para sacudir mi estado.
Poesía acomodada.
De sesiones de lecturas para clubs de intelectuales,
para snobs de baratija, con músicas ambientales.
Versos que se han volado con las rimas del ayer.
Palabras y más palabras refinadas o vulgares,
ausentes de sentimientos.
Solo palabras, palabras.
Preocupadas de la imagen,
de parecer de vanguardia,
superadoras de tiempos,
de patriarcas, de machadas,
de dictaduras y guerras,
pero que no dicen nada.
Nada de esa multitud de gente,
de la gente que se calla,
de la gente a la que toca sufrir,
y sin poder decir nada
por no tener micrófono abierto,
ni voz, ni voto que sirva,
ni nada.
Gente que vive callada,
y sin además remedio,
pues aunque griten, nadie oye,
y han perdido la esperanza
en este mundo de mierda,
gobernado como nunca
por listos en embaucar
y sus necios servidores,
vendedores de patrañas.
Mundo, este tan injusto,
al que sobran casi todas,
si no todas,
las palabras escuchadas.
Mundo que echa de menos
la simple y honda poesía,
la que siempre incendió el alma.
No la de veladas nocturnas,
de profesores de falso.
Sí la poesía de todos,
la de los hombres honrados,
que siempre son mayoría,
nunca los más respetados.

 

 

26 de abril de 2020

de Alberto Blanco González Publicado en Poesía

2 comentarios el “Mojigatos y poesía acomodada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s