En la calle La Amistad

Salía de trabajar.
Te paraste a preguntarme por la calle La Amistad.
—¿Cómo? ¡qué casualidad!
Es justo hacia donde voy yo.
Nos mirábamos al andar.
En el rato de paseo no paramos de charlar.
Coincidimos.
Nos encontramos
Nos deseamos buena suerte.
Y ya está.

Hasta que algún tiempo después, en una calle del centro,
te paraste a conversar:
—¿Así que eres tú el poeta?
Aquel del que a alguien oí hablar.
—Pues sí, soy ese que escribe versos, pero nada excepcional.
Eso sí, quizá a alguno emocione.
De ser así, no podría pedir más.
—¿Podrías escribir algún pequeño poema para mí?
Para mí, y nadie más.
Que contara aquel primer encuentro,
cuando no paramos de charlar.
Caminando hacia esa calle,
la calle de la amistad.
Fue un encuentro bonito. Para mí un despertar.
—Pues muy bien, aquí tienes estos pocos versos.
Para ti.
Y ya está.
Solo espero que te guste.
Sólo, sólo con acento, por ser para ti no más.

31 de diciembre de 2019

4 comentarios el “En la calle La Amistad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s