Tú, mi árbol, mi otoño

 

Ya se limpiaron las hojas
del manto del viejo parque.
Hay árboles ya desnudos
al pasear por las calles.
El frío recorre el cuerpo,
y la bufanda renace.

El otoño languidece,
después de habernos dejado
un colorido especial que
año tras año sorprende.
El rojo y el amarillo
en contraste con el verde,
con el marrón de la tierra,
con el azul de ese cielo
que a la tierra embellece
en esta estación de ocaso.

Cielo que
parece agradecido
por permitirle observar
desde su atalaya enorme
el paisaje terrenal,
tan hermoso en este tiempo.

Tú,
mi árbol,
no hace tanto tan hermoso,
con tus bellas hojas rojas
destacando de entre todos.
Has perdido tu sonrisa,
te has quedado sin tus ramas,
camuflándote entre los otros.

Tú,
mi árbol,
no te apures, pues ya sabes,
que tu destacar es breve,
haces que nadie te olvide,
y así te espere y te espere,
en esos reducidos días
que brillas año tras año
antes que la nieve llegue.
Y reluces de tal forma
que haces que la gente sienta
querer vivir otro otoño
solo por volver a verte,
el más bello entre los otros.

9 de diciembre de 2019

4 comentarios el “Tú, mi árbol, mi otoño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s