La noche

La oscuridad de la noche nos reaviva los recuerdos. Despeja mucho las dudas que se crean en el día. Los problemas importantes la noche relativiza. De las cosas más sencillas nos enseña su tesoro. La oscuridad de ese momento nos ilumina el camino. Permite ver los errores, resetear nuestro estado, y plantear el destino.

Por contra la luminosidad del día con frecuencia nos consume.

La vida se da un respiro para renacer al alba.

Hermosa y provechosa noche. Por eso es que la prefiero. Durante la noche amo, vivo y siento. En el día sólo gano el derecho a disfrutar la belleza de esa sombra.

Mi felicidad noctámbula es en realidad  mi vida.

de Alberto Blanco González Publicado en Reflexiones