Tu recuerdo

 

Un amor primero, un beso robado.

Un beso inocente, un amor cegado.

La luna que luce, tu cara parece.

El sol se refleja en tu falda alegre.

Descubre tu pecho la lluvia en verano.

Me siento dichoso de estar a tu lado.

 

29 de mayo de 2017

de Alberto Blanco Publicado en Poesía Etiquetado

Por todos esos muertos

En noviembre de 2015 con motivo del atentado en París compuse el poema que repito a continuación en homenaje a todos aquellos jóvenes y no tan jóvenes que mueren víctimas de atentados tan dolorosos como aquel de París y el de Manchester de ahora.

Además del dolor que provocan nos debe llevar a reflexionar sobre su origen, y sobre qué se podría hacer para que no se repitan.  Mi reflexión al respecto es muy clara, y aunque me limite a expresar algo de mi sentir en el poema, creo que al menos debemos plantearnos el mundo que queremos, y que quizá debamos intentar suprimir esas fronteras y muros económicos y de otro tipo entre los seres humanos.

Te estuve esperando …
Creí que vendrías …
Mientras, …
Fui recordando …

¿Te acuerdas cuando de niños
jugábamos y reíamos,
corríamos y saltábamos,
reñíamos, nos pegábamos?
Luego nos perdonábamos.

¿Te acuerdas?
Eramos niños.
Eramos niños amigos.
Y nos queríamos.

Te estuve esperando …
Creí que vendrías …
Mientras …
Estuve pensando …

Alguien me dijo que pagarías.
Por tu insolencia, por tu descaro.
Ahora recuerdo también que,
alguien me dijo que no vendrías.
Por tus ideas, por tus creencias.
Por sólo eso, … te matarían.

Alguien me dijo que te mataron.
¡Oh sí, que  te mataron!
Aquellos mismos niños que te querían.

¿Por qué odiamos
a aquellos con los que de niños
jugábamos, reíamos,
corríamos, saltábamos?

Eramos niños que reñíamos,
nos pegábamos,
pero que enseguida
nos perdonábamos.
Porque éramos niños que nos queríamos.

¿Por qué entonces matamos?
Matamos a semejantes.
A algunos que incluso amamos.
A los que no conocemos
¿Por qué razón los odiamos?

A nuestros niños pequeños.
A toda la gente honrada.
A tanto y tanto hombre bueno.
Que muere de forma absurda
sin nada “pa” merecerlo.

Hombres y niños matados
sin ningún remordimiento.
Por hombres que fueron niños,
y pudieron ser amigos 
de los que ahora están muertos.

Frases


El sonido del silencio me conforta.

El no oír a los que gritan me atormenta.
La soledad entre la gente me preocupa.
Los llantos de los niños me rebelan.
La bondad del humilde me la creo.
La palmadita del pelota me molesta.
El malhumor del mutilado lo comprendo.
La palabra del político, una mierda.
El valor de la vida, lo primero.
El fin de alguna vida, despreciable.
El desprecio a los pobres, miserable.
El valor de la palabra, una rareza.
El dinero sin dudarlo, al avaro, al miserable.
La alegría de la vida para el resto de mortales.
La esperanza en la vida no la pierdo.
El amor sin interés, el de los padres.
La felicidad se encuentra,
si se entiende, en cada instante.
La honestidad, a día de hoy, ya no se lleva.
Tu amistad, para mí, es lo importante.

Esperanza

20 de mayo de 2017