Madurez

 

En un día algo nublado,
con cierta amargura interna,
escuchas una canción,
relees un viejo poema.

Recuerdas tus días pasados,
alegres, llenos de sol.
Los sientes algo alejados,
te preguntas qué pasó.
El tiempo transcurrió rápido,
y tu recuerdo ahí quedó,
solamente tu recuerdo.

Tu juventud te abandona.
Comienzas a comprender
que no todo es el pasado,
que aún tienes cosas que hacer,
otras muchas que aprender,
y algunas para enseñar.
Aún te queda por vivir,
aún tienes que disfrutar.
Comienzas a  descubrir
que la juventud pasada,
es sólo una etapa más.

Aquella canción de amor
que nimia te parecía,
ahora te parece hermosa,
te hace sentir todo vivo.
Te emociona y te transporta
hacia el monte del olvido.
Te recuerda a tu Lucía,
a tu amor particular,
a la mujer que ahora quieres,
y a la que luego amarás.

Aquel poema que antes,
apenas te sugería,
ahora te parece nuevo,
entiendes lo que decía.
El poeta allí expresaba
la levedad de los días,
la plenitud del amor,
la merced de toda vida.

 

19 de febrero de 2017

Ya no te acuerdas

 

Ya no te acuerdas.
Hubo un tiempo en que me amabas,
que no podías imaginar sin mí tu vida.
Juraste amarme para siempre.
Me hiciste prometer que jamás te dejaría.
Hoy te vas porque dices estar cansada.
Dices no reconocerte, estar  perdida.
Estás segura de ya no sentir nada.
Afirmas  que se acabó el amor,
aquel, que no hace tanto, por mí sentías.

Ya no te acuerdas.
Aquellas tardes de quedada  en El Guiñol
tomando vinos con aquella gran pandilla.
Tú te reías de las cosas que contaba,
yo solamente te veía como amiga.
En poco tiempo cambió del todo mi mirada
y llegué a ir sólo para verte,
y disgustarme, y hasta llorar después,
si tú no estabas.

wp-1486305030265.jpg

El Guiñol de Ponferrada

de Alberto Blanco González Publicado en Poesía Etiquetado

Je veux de l’amour, de la joie, de la bonne humeur

 

Toda una filosofía en esta canción.

Ofréceme joyas, limusinas, mansiones, sirvientes. ¿Para qué los quiero? No es tu dinero lo que me hará feliz.

Quiero morir con la mano en el corazón. Adiós hipocresía. Seamos libres. Hablemos alto y con sinceridad. Dejemos los chismorreos y prejuicios.

¡Vamos juntos! Descubramos mi libertad. Bienvenidos a mi realidad.

Quiero amor, alegría y buen humor.

Je Veux (compuesta por Kerredine Soltani)

Zaz

Donnez-moi une suite au Ritz, je n’en veux pas
Des bijoux de chez Chanel, je n’en veux pas
Donnez-moi une limousine, j’en ferais quoi ?
Offrez-moi du personnel, j’en ferais quoi ?
Un manoir à Neufchatel, ce n’est pas pour moi
Offrez-moi la Tour Eiffel, j’en ferais quoi ?

Je veux de l’amour, de la joie, de la bonne humeur
Ce n’est pas votre argent qui fera mon bonheur
Moi je veux crever la main sur le coeur
Allons ensemble, découvrir ma liberté
Oubliez donc tous vos clichés
Bienvenue dans ma réalité

J’en ai marre de vos bonnes manières, c’est trop pour moi
Moi je mange avec les mains et je suis comme ça
Je parle fort et je suis franche, excusez-moi
Finie l’hypocrisie, moi je me casse de là
J’en ai marre des langues de bois
Regardez-moi, de toute manière je vous en veux pas et je suis comme ça !

Je veux de l’amour, de la joie, de la bonne humeur
Ce n’est pas votre argent qui fera mon bonheur
Moi je veux crever la main sur le coeur
Allons ensemble, découvrir ma liberté
Oubliez donc tous vos clichés
Bienvenue dans ma réalité.

Enlace: https://m.youtube.com/watch?v=RJPBhWtqnGg&feature=youtu.be

de Alberto Blanco González Publicado en Otros

Amor perdido

img-photo-art-8382771.jpg

Yo,
que siempre soñé encontrarte,
después de media vida buscando,
al final lo conseguí.

Luego,
no me preocupé en cuidarte,
abandoné mis anhelos,
y por eso te perdí.

Ahora,
vuelvo a soñar con tenerte,
con ser tu cómplice amante,
y sentirte junto a mí.

Además,
después de que te alejaras
y descubrir tu belleza
finalmente comprendí.

Por eso,
aprendí a quererte más que antes,
a no dejarme llevar, por el efímero goce;
a valorar lo importante,
y a mi vida compartir.

Y es que,
si se comparte la vida
con sus dudas y tropiezos,
con sus certezas y pasos
es más fácil de vivir.

de Alberto Blanco González Publicado en Poesía Etiquetado